De raza y sin casa

abril_15042015-01

Hace unos meses una persona me contactó porque tenía una amiga quien era dueña de un labrador que ya no podían tener. Inmediatamente puse en contacto con la persona dueña y la historia es la siguiente:

Lucas* llegó a su nueva casa sin que la mamá de la casa estuviera enterada y mucho menos accediera a tenerlo. Un amigo de uno de los hijos se lo regaló a él de sorpresa y lo aceptaron sin estar listos para tener una mascota. En el principio lo aceptaron para darle una oportunidad e incluso le construyeron una casita afuera. El perrito se mantenía todo el día afuera porque el dueño siempre estaba trabajando y a la mamá no le gustaba que estuviera adentro ni en el día ni en la noche. Tenía menos de dos años y por ser todavía un perro cachorro tenía muchísima energía dentro de él. Por esta razón, demandaba de paseo y mucho ejercicio, y siempre que lo soltaban en el jardín arruinaba las plantas y los arriates, entonces por lo general preferían mantenerlo amarrado. El perro como todos los perros, necesitaba atención y tiempo, cosas que no le podían brindar en su casa. Además, requería de alguien que lo educara para no hacer esas travesuras.

Por estas razones, la mamá decidió darlo en adopción para que el perrito pudiera tener una mejor vida y recibir amor. Como generalmente se hace, publiqué las fotos de Lucas* en Facebook para conseguirle nuevo hogar. Muchísimas personas estaban interesadas cuando supieron que el perro era un Labrador puro, teníamos a más de 15 posibles hogares para él. Al ir a visitar a Lucas* para conocerlo, algunas personas se arrepentían al ver que era bastante inquieto. Luego de varias visitas para conocer a Lucas*, por fin encontramos su nuevo hogar. Su dueño quedó muy triste, pues ni siquiera se pudo despedir de él.

De mi experiencia te puedo decir que cuando la mamá de la casa no está de acuerdo con tener mascotas es mejor no tenerlas. Por lo general es la mamá quien se hace cargo de los cuidados básicos de las mascotas porque todos los de la casa de van durante el día, y ¿qué pasa si a ella no le agrada la mascota?

Por favor no seamos imprudentes ni impulsivos, evitemos tener que pasar por una situación similar. Una mascota es otro miembro de la familia y debemos de tratarla como tal. En ese caso, si vamos a traer a vivir a alguien nuevo a nuestra casa, debemos de consultarlo con nuestra familia y si asumimos responsabilidades, debemos de cumplirlas.

*El nombre del perrito es inventado por confidencialidad

 

 

Tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *