Paquito

PAQUITO_25022015

Si tenés un perro es para tenerlo dentro de tu casa, bien cuidado, bien alimentado, sano, limpio y sobre todo dándole mucho cariño.

Pero siempre hay dueños que los dejan afuera de sus casas sueltos, confían en que los perros regresarán y hay unos que sí regresan pero otros que se los roban o los atropellan en el camino y otros que se quedan perdidos para siempre. También me he enterado de casos en los que alguna persona dentro de la familia no quiere al perro (mamá, papá, hij@s o incluso empleada) y en un momento estratégico le abren la puerta sabiendo que el perro no va a regresar. No sé cuál fue el caso de Paquito pero sí sé que él era un perro que vivía en una casa antes de estar en la calle.

Lo vimos un día debajo del carro del vecino, y era de esos perritos que no vemos todos los días vagando por ahí que sabemos que si tienen casa. Lo fuimos a ver más de cerca y en cuanto se dejó lo agarramos. Era un perro bellísimo y muy simpático, con mucho ánimo. Estaba bien nutrido pero tal vez llevaba ya un tiempo en la calle porque tenía unos nudos y estaba un poco sucio. Lo llevamos al veterinario para baño completo y chequeo. Las noticias fueron que Paquito estaba sano y la sorpresa de que era un Schnauzer pura raza.

Le dimos hogar temporal por unos días hasta conseguirle hogar. Lo adoptó una patoja que ya tenía Schnauzers y quería otro pero que fuera adoptado y precisamente era Paquito la mejor opción. Ahora Paquito vive en su nuevo hogar con sus nuevos hermanitos y está muy consentido como se merece. Es muy educado y juguetón.

A los largo del tiempo, me he dado cuenta de que la mayoría de personas buscan perros con las siguientes características: principalmente que sea de raza pero si no, que sea mediano-pequeño o pequeño, prefieren a los canchitos o de colores claros, que esté 100% sano, que sea cachorrito o joven, etc. Los que se van quedando son los viejitos, enfermitos, negritos, grandes, los que se les nota 100% que son mestizos, etc.

Pero este no era el caso de Paquito y eso me pone muy triste. ¿Qué pasa con nosotros? Los animales sienten todo y entre eso, el abandono así como la felicidad de encontrar un nuevo hogar. Seamos responsables cuando tomamos la decisión de tener un perro. Un perro es un amigo para siempre no solo para un rato en lo que no me causa molestias, y cuando ponemos uno en nuestras vidas debemos de hacer un contrato con ellos y que este dure toda la vida. DIGAMOS NO AL ABANDONO.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *