Cid

CID

Esta es la historia de Cid, la cual es un poco distinta a las historias anteriores que les he contado pero lamentablemente muy común también. Cid era un perrito que sí tenía dueña y ella lo quería muchísimo y lo trataba muy bien. Vivieron muchos años juntos, hasta que lamentablemente ella falleció.

Al fallecer su dueña, Cid fue abandonado dentro de la casa. Permaneció ahí adentro solito durante tres meses. Sobrevivió gracias a unos vecinos que le tiraban pedacitos de pan debido a que lo escuchaban llorar todo el día, todos los días. Llegó el momento en el que los familiares de la antigua dueña de Cid iban a desocupar la casa y Cid no tenía a donde ir. Por esta razón, vivió durante ocho meses dentro de una jaula para pájaros. Se imaginarán las condiciones en las que estaba Cid… eran tan malas que a causa del estrés, soledad y falta de cariño, desarrolló diabetes. Los familiares no querían que Cid les causará incomodidades ni problemas por lo que lo querían lanzar a la calle y abandonarlo.

Fue cuando la señora del refugio, del cual les conté en el artículo anterior, lo rescató y se lo llevó a su refugio. Cid estaba en un estado lamentable, crítico y además muy desnutrido. Cid también es hipertenso y gracias a la diabetes, ha perdido la vista en un 80%. Y eso no es todo, además padece de colon irritable e incontinencia urinaria. En las fotos se puede observar el poco enfoque visual que tiene Cid, a causa de la diabetes mal atendida y el abandono que sufrió.

Actualmente Cid está recuperado, dentro de lo posible. Esto ha tomado varios meses de esfuerzos de parte de quienes lo cuidan en el refugio. Ha recuperado peso y se encuentra en condiciones óptimas. Ahora Cid ha vuelto a ser feliz y vive con más de 180 perritos más en él refugio.

Lamentablemente, estas historias son más comunes de lo que creemos. En este caso, la dueña de Cid siempre lo trató bien y al ella faltar, gracias al descuido de sus familiares él terminó en esas condiciones precarias. Esta situación estaba fuera de las manos de la dueña de Cid, pero a ella no le hubiera gustado ver cómo iba a terminar su perrito. Para evitar este tipo de historias, lo que nosotros podríamos hacer como vecinos responsables sería comunicarnos con los familiares de las personas y verificar como tratarán al perrito si ellos se harán cargo, si estas condiciones no son las que un perrito merece, entonces debemos de tener las agallas de hacernos cargo del perrito por unos días y contactar a personas que nos puedan apoyar con el caso o buscarle un nuevo hogar permanente.

Los invito a ser parte del movimiento que busca proteger a todos los animalitos, de una u otra forma, podemos contribuir a defender a aquellos perritos inocentes que no pueden hacerlo solitos y que no tienen la culpa de lo que les sucede.

 

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *