Chusi: de “condición” a dueña de mi corazón

historiachusi02

Chusi: de “condición” a dueña de mi corazón

Dicen que “el perro es el mejor amigo del hombre” y creó que en efecto, así es. Hay muchísimos candidatos a ser “mejores amigos del hombre” pero muchos de ellos no tienen un hogar. Es por eso que mi familia y yo tomamos la decisión de adoptar a cuatro peludos que no tenían casita y esta es la historia de uno de ellos.

Luego de que mi familia y yo sufrimos la pérdida de nuestro más grande tesoro, “Piti”, una perra mezcla de una Labrador Retriever y un Golden Retriever, quedó un gran vacío en nuestros corazones. Somos una familia que ama a los animales y decidimos que no teníamos porqué quedarnos con ese sentimiento cuando teníamos mucho amor que dar y la necesidad de recibir.

Un tiempo después de haber vivido el luto, buscamos opciones de perros en adopción en las páginas de Facebook de las distintas organizaciones que rescatan perritos y nos decidimos por uno que estaría disponible en la feria de adopciones siguiente. Entre los cuatro (mamá, papá, hermano y yo) habíamos quedado que no “nos volveríamos locos” y que solo adoptaríamos al que habíamos visto antes. Cuando llegamos a la feria, nos llevamos la sorpresa de que no estaba el perrito porque estaba enfermo y lo tenían en recuperación.

historiachusi03

Cuando nos acercamos a ver a los demás, vimos a una perrita “canche” que estaba dormida sobre una piedra ubicada hasta atrás del corral en donde los tenían a todos. Ella nos llamó la atención porque se parecía a Piti y sin pensarlo pedimos que nos la dieran. Inmediatamente después de habérnosla dado nos pasaron a otra perrita y nos dijeron “la condición para que se vaya la canche es que se va con esta”. Nuevamente sin pensarlo dijimos “sí”. Era una perrita gris, colocha y llena de nudos, con el pelo alambrado y no muy atractiva. A pesar de que nosotros amamos a todos los animales, estábamos fascinados con la perrita canche más que con la gris. Les pusimos por nombre Chusi (la gris) y Nikki (la canche). Ellas no se podían separar porque eran “hermanitas”, entre ellas se defendían mutuamente de los otros perros y siempre jugaban juntas. Chusi especialmente era la que cuidaba a Nikki en todo sentido.

Había habido otras personas que querían adoptar a Nikki y no se la habían llevado porque la “condición” era llevarse también a Chusi y ella no era bonita a los ojos de nadie.

Tengo dos años de tener conmigo al amor de mi vida, la que una vez fue la “condición”, ahora es mi princesa. Haber aceptado esa “condición” ha sido de las mejores decisiones que hemos tomado. Hoy Chusi, junto con sus tres hermanitos, goza de un hogar lleno de amor, no tiene que pelear por comida, ni pasar frío y puede jugar tranquila. Es increíble como un ser tan pequeño y delicado puede tener tanto amor dentro y ser mi mejor amiga.

Bookmark the permalink.

2 Responses to Chusi: de “condición” a dueña de mi corazón

  1. Mario José Porras says:

    Que excelente artículo, coincido con la autora, el amor que puede uno encontrar en esos pequeños seres que nos llenan de tanta felicidad todos los dias y no piden nada a cambio. Felicidades, sigan adelante con este tipo de artículos que tocan el corazón.

  2. marlinpricillamiranda says:

    Teresita es cierto la gente s deja llevar x lo exterior pero q Dios la bendiga a ud y familia q pueden ver mas alla.
    bendiciones .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *