Blake

blake

Y cuando despertó, ya no tenía casita

Esta es la historia de Blake, un perrito negrito. ¿Y adivinen qué? Un día cuando despertó ya no tenía casita, pero otro día despertó y alguien lo rescató. Rescatar a un solo perro no cambiará el mundo, pero definitivamente cambiará el mundo de ese perro. Y este fue el caso de Blake, sus mundos cambiaron repentinamente de un día para otro, sin que ni para qué.

Un día Ana, su rescatista, lo encontró perdido en San Cristóbal. El perrito tenía arnés y collar, por lo que se asume que pertenecía a una casa. Pero para ese entonces, ya se había llenado de pulgas, garrapatas y estaba muy desnutrido, en condiciones precarias. Dada la situación en la que lo encontraron (que tenía collar), decidieron buscar a la familia. Por lo general, cuando una familia pierde una mascota y alguien la encuentra y la publica por varios medios, esta logra regresar a su casa. Pero este no fue el mismo caso que Blake. Buscaron a su familia por varios meses pero nadie nunca llegó a preguntar por él… Esto da a entender que al perrito lo sacaron de su casa para que no volviera más.

Luego Ana lo empezó a publicar varias veces en Facebook para conseguirle hogar y a pesar de ser “bonito”, Blake igual seguía siendo negrito. Solamente una persona preguntó por él y fue quien lo adoptó. Se imaginan cuánto amor tiene un perrito dentro de sí y solo una persona decide preguntar por él… Tenemos que ser más sensibles para aprender a sentir ese amor incondicional que viene desde lo más profundo y puro del corazón de los animales. Una vez lo logremos identificar, seremos mejores personas. A veces hay que ser más animales y menos humanos para lograr sentirlo.

Entonces, muchas veces lo que sucede es que las familias ya no quieren a las mascotas por alguna razón. Algunas excusas comunes son: que se cambiarán de casa, que bota mucho pelo, que arruina el jardín, que tendrán un bebé, etc. y por estas y otras razones más, deciden abandonar a los perritos. Personalmente, me parece un acto de cobardía. Cuando se tiene a un perro, es para tenerlo todo el tiempo que el viva, no mientras nosotros queramos tenerlo nada más. Una mascota es una responsabilidad y es un SER VIVO. Ninguno de nosotros tiraría a la calle a un hijo o un padre o madre porque ya no quiere tenerlos, porque están ya muy grandes, enfermos o porque mucho molestan… ni tampoco nos gustaría que a nosotr@s nos echaran a la calle solamente porque molestamos mucho y encima de todo, ¿o sí?

Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *