5 consejos para cuidar perros ancianos

 senior-1

¿Has observado que tu perro ya no camina al mismo ritmo que antes? Es posible que tu acompañante tenga una molestia articular. Los perros senior sufren de diferentes cambios en su cuerpo, hay que considerarlos y evaluarlos, luego de cumplir 7 años de vida.

Alimentación

Se recomienda alimentos que contengan menos grasas y calorías para evitar el sobrepeso, y así prevenir problemas en los huesos y articulaciones. La nutrición debe estar basada en proteínas y fibra, para facilitar al sistema digestivo poder lograr una mejor absorción de nutrientes, vitaminas y minerales. Es necesario mantener los músculos fuertes, con un peso ideal y velar por el cuidado de la flora intestinal. Una dieta balanceada de calcio y fósforo ayudará a que tenga una dentadura sana y a mantener el sistema inmunológico fuerte.

Una dieta adecuada disminuye el esfuerzo que emplea el organismo en procesar estos alimentos. Cuando un “amiguito peludo” consume adecuadamente sus alimentos la expectativa de vida mejora, disminuye el esfuerzo que desempeñan los riñones y el hígado en procesar el alimento. Se aconseja disminuir el consumo de grasas pero no se aconseja eliminarlas completamente del menú, porque ayudan a lubricar las articulaciones y cuidar su pelaje, pero sí es necesario eliminar el sodio y sal.

Lo anterior puede ser apoyado con un vitamínico recetado y aminoácidos. Estos retrasan el desarrollo de problemas cognitivos porque fortalecen las células cerebrales y colaboran con su estado anímico. El agua es un elemento importante en la dieta, porque aporta oxigenación, refresca al canino y renueva energías.

03_ejercitacion

Ejercitación

Cuando el perro entra en la etapa senior, se ve afectado con la disminución de fuerzas y movimientos debido a diferentes factores, los más comunes son la artritis y la osteoartritis, porque ya no responde de la misma manera como cuando estuvo joven y practicaba todo tipo de ejercicio. Sin embargo, cada can responde diferente al entrar a esta etapa. Hay que tomarse la tarea de medir sus habilidades y determinar qué actividades aún puede realizar y cuáles le fatigan.

Si el veterinario aprueba las caminatas en el perro geronte, es probable que requiera hacer 2 pequeñas caminatas por semana. Por ejemplo, si era de los que le gustaba jugar con pelotas pequeñas de ir a traerla, se recomienda continuar con esta práctica pero tomando medidas de prevención como no lanzar la pelota muy lejos, o evitar que rebote para que el can no haga un esfuerzo innecesario y se pueda lesionar.

Masajes suaves en sus articulaciones y músculos serán de gran ayuda, tanto para estimular la circulación sanguínea, como para relajar tendones.

04_suplementos

Suplementos vitamínicos

Se puede evaluar si tu perro sufre de dolores articulares, mediante la palpación de las patas, si hace un gesto de dolor como llorar, gemido leve o llanto ligero, puede ser artritis. Existen suplementos con el fin de retrasar los procesos degenerativos de los tendones y articulaciones.  Los medicamentos preventivos o curativos ayudan a regenerar el cartílago y disminuir la inflamación articular, dándole alivio a su dolor. Esto es posible con suplementos que contienen sulfato de condroitina, antioxidanantes y ácidos grasos como Omega 3.

Un multivitamínico puede estar indicado para la estimulación del apetito, resistencia a la fatiga, deshidratación, agotamiento físico, pérdida de peso y raquitismo.

07_abrigado

Cambios climáticos

Es cierto que los perros tienen pelaje para protegerse de los cambios climáticos, sin embargo, están expuestos a diferentes enfermedades como laringitis, faringitis, bronquitis, pulmonía, traqueobronquitis, tos de perrera o neumonía, debido a la variación del ambiente que los rodea y son más vulnerables cuando son perros seniors.

Con los canes de pelaje largo se aconseja no recortárselo, porque es su fuente de calor y los de pelaje corto, es recomendable abrigarlos. El cuidado aumenta, cuando los perros son mayores de edad o de razas pequeñas. En casos especiales, es necesario cubrirlos con mantas térmicas especializadas para canes, para mitigar dolores de artrosis en la columna y caderas.

Aparte de arroparlos, deben contar con un espacio protegido del frío, el viento y la humedad. Idealmente la casita de exterior debe estar equipada con colchoneta, bolsa térmica de agua caliente (en el mejor de los casos) techo inclinado, y que la superficie esté elevada por lo menos 10 centímetros del piso. Se recomienda limpiar y cambiar el material de la cama para reducir gérmenes, y pulgas que buscan lugares cálidos. Si es posible,  se les debe permitir dormir dentro de la casa en caso de que el clima sea extremadamente frío.

En caso que haya más de un perro en el hogar y uno enferma, debes aislarlo de los demás.

Las duchas pueden ser, menos frecuentes de lo normal. Cuando se realizan estos baños, es aconsejable utilizar agua tibia para humedecer el pelaje y quitar el champú. Inmediatamente después debes secarlo con toalla o de preferencia secadora de pelo,  para que logre recuperar su temperatura corporal.

En el caso de climas calurosos, ser recomienda no exponerlos mucho tiempo al sol debido a que están más vulnerables a padecer insolación o el golpe de calor, que consiste en que reciben más calor corporal del que pueden regular, los síntomas son: jadeo excesivo, saliva abundante, sed, vómitos, ritmo cardiaco elevado y dificultad de respirar.  En estas condiciones, lo mejor será retirar a tu mascota a un lugar sombreado, donde circule aire, hidratarlo con agua purificada a temperatura ambiente, restringir actividad en horas de mayor calor.

05_chequeo

Chequeos

Es muy importante visitar al veterinario como mínimo 3 veces al año. Para que lleve el control de su peso, vacunación, receta de suplementos de acuerdo a la necesidad del perro geronte, y las desparasitaciones. Estas últimas son muy importantes, debido a que las mascotas están en riesgo de una infección gástrica. Es muy seguro que tengan parásitos que no favorezcan a la salud intestinal y desencadene enfermedades que se pueden prevenir.

Un pensamiento erróneo es que los perros mayores no necesitan vacunación, pero en realidad es cuando más lo necesitan para fortalecer y mantener en buenas condiciones el sistema inmunológico. Así que sí es importante la consulta en su clínica veterinaria de confianza.

 

Fuente:

Franklin Echeverría, veterinario de Clínica veterinaria “La Palmita”, 15 avenida 26-34, zona 5. Teléfono 4388-8692 veterinaria_palmita@hotmail.com

 

Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *